Instituto de Medicina de Montaña y del Deporte 

Justo después del ejercicio, existe una ventana en la que nuestro cuerpo asimila los nutrientes de forma rápida y eficaz. Es lo que algunos denominan el "entrenamiento invisible", es decir, aquella parte de la nutrición deportiva que complementa de forma idónea el entrenamiento diario. Esta ventana dura de 20 minutos a 1 hora tras la finalización del ejercicio, por lo que los alimentos que vayamos a consumir deben estar preparados previamente.

 

En algunos momentos de la temporada, para aprovechar la ventana metabólica que nos permite incorporar glucógeno en el músculo, debemos consumir alimentos que lleven una mezcla proporcionada de hidratos de carbono de fácil asimilación y proteínas de alto valor biológico. Estas galletitas son ideales para este cometido, y además... ¡Están riquísimas!

 

Please publish modules in offcanvas position.